Se produce cuando hay un desequilibrio entre la actividad y el descanso.

Como consecuencia de esto aparece el agotamiento corporal o psíquico.

Existen dos tipos de fatiga, la muscular y la psíquica.

Los niños-as desde que nacen, se muestran activos y esta característica es

inherente a su propia naturaleza a la vez que asociada a su condición de persona.

El niño-a muestra actividad física cuando corre, anda, salta, pinta…

Su actividad mental la desarrolla cuando utiliza el razonamiento para analizar,

comparar o cualquier otra actividad en la que utilice el pensamiento.

En este periodo de crecimiento el pensamiento del niño-a no le permite saber

acerca de las características de un objeto sin verlo,tocarlo, manipularlo, por lo que

tanto la actividad física como la mental están asociadas.

Para evitar que el niño llegue a la fatiga es importante facilitarle un equilibrio

entre la actividad y el descanso.

El descanso no siempre tenemos que asociarlo al sueño o reposo podemos lograrlo

realizando con el niño-a actividades que le resulten diferentes o más relajadas.

Sobre la autora

Escrito por en Bebés y Niños

 

Hacer un comentario


Últimos artículos

Sopa con flores de...

Publicado el ago - 14 - 2017

0 comentarios

Receta de gazpacho de...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

2 bebidas naturales, caseras,...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

2 recetas de ricas...

Publicado el jul - 9 - 2017

0 comentarios

Últimos artículos de Pellizcos de salud

Últimos artículos de Recetas y más

Últimos artículos de Nutrición y alimentos

Últimos artículos de Bebés y Niños