Las infusiones frías se convierten en un buen recurso para hidratarnos y calmar la sed en los días de calor que nos trae el verano.

Además de mantenernos hidratados nos beneficiamos de sus propiedades medicinales.

Las infusiones no nos aportan calorías, nos refrescan, no tienen gas lo que las convierte en más saludables y algunas de estas hierbas

incluso nos ayudan en el proceso de la digestión.

Estas infusiones se diferencian de las infusiones tradicionales en que se sirven frías y acompañadas de hielo.

 

 

INFUSIONES REFRESCANTES

 

 

Podemos preparar la infusión como siempre con el método tradicional y después dejarlas enfriar y a la hora de servirla la acompañaremos con hielo.

También podemos recurrir a las bolsitas de infusiones que podemos conseguir en el mercado y que vienen preparadas para elaborarlas con agua fría en lugar de agua caliente.

A la hora de preparar la infusión podemos hacerla de una hierba sola o con varias hierbas.

El té frío, las infusiones de frutos rojos, la infusión de hierbabuena o menta suelen ser las más refrescantes.

Las infusiones podemos prepararlas con hierbas frescas o hierbas secas de la siguiente manera.

Infusión de hierbas frescas:

- La medida de una taza de hojas frescas.

- Un litro de agua.

Elaboración:

Ponemos el agua a calentar y una vez que hierba añadimos la taza de hojas, apagamos el fuego.

Tapamos la infusión y la dejamos reposar unos cinco minutos.

Destapamos la infusión, la pasamos por el colador y cuando esté fría la ponemos en una jarra y la guardamos en la nevera para servirla fría y acompañada de hielo.

Infusión de hierbas secas:

- Un litro de agua.

- 5 cucharaditas de hierba.

Elaboración:

Ponemos el agua en un cazo al fuego y cuando hierva, apagamos el fuego y añadimos las hierbas.

Seguidamente tapamos la infusión y la dejamos reposando unos cinco minutos.

Colamos la infusión y cuando esté fría la ponemos en una jarra y la reservamos en la nevera hasta el momento de servirla.

A la hora de servirla la acompañaremos de unos cubitos de hielo.

 

Sí queremos darle un toque más refrescante podemos añadirle cáscara de naranja, limón o unas hojitas de menta o hierbabuena.

Sobre la autora

Escrito por en Nutrición y alimentos

 

Hacer un comentario


Últimos artículos

Cómo hacer un flan...

Publicado el nov - 18 - 2017

0 comentarios

Cómo hacer un puré...

Publicado el nov - 17 - 2017

0 comentarios

Sopa con flores de...

Publicado el ago - 14 - 2017

0 comentarios

Receta de gazpacho de...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

Últimos artículos de Pellizcos de salud

Últimos artículos de Recetas y más

Últimos artículos de Nutrición y alimentos

Últimos artículos de Bebés y Niños