La intolerancia a la leche se traduce como intolerancia a la lactosa.

Debemos tener presente que no es lo mismo una intolerancia alimentaria como es la intolerancia a la lactosa

que una alergia a la leche o alergia alimentaria.

En el caso de las intolerancias no interviene el sistema inmunológico, sucede porque nuestro sistema digestivo presenta problemas

a la hora de digerir algunos alimentos o sus componentes.

La lactosa es el azúcar que contiene la leche, este hidrato de carbono es digerido por la enzima llamada lactasa,

la cual se encuentra en el intestino delgado.

Esta enzima es la encargada de dividir la lactosa en dos azúcares para que el organismo lo absorba más fácilmente.

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando no tenemos suficiente lactasa en nuestro intestino delgado y la absorción y la

digestión se hace más difícil.

La leche es no de los alimentos básicos de nuestra dieta y que no debe faltar en las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo que vamos

atravesando a lo largo de nuestra vida.

 

 

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

 

 

La leche es una rica fuente de calcio, en vitaminas, minerales y proteínas.

Las etapas de la vida en la que la leche debe estar presente son:

- El crecimiento y desarrollo,

- En el embarazo y la lactancia

- Cuando somos mayores en caso de disminución de masa ósea.

Son muchas las personas a las que la leche nos encanta, sin embargo nos sienta fatal.

Quizás deberíamos prestar atención cuando notemos síntomas como los que a continuación señalamos, aunque no se

manifiestan igual en todos las personas ni con la misma intensidad.

Las molestias que aparecen cuando presentamos intolerancia a la lactosa son de tipo digestivo.

Sí notamos alguno de estos síntomas debemos ponerlo en conocimiento del médico especialista de digestivo, sin lugar a dudas

sabrá aconsejarnos sobre que cambios debemos introducir en nuestra dieta.

Los síntomas que pueden avisarnos de padecer intolerancia a la lactosa son:

- Diarreas.

- Flatulencias, retortijones.

- Distención abdominal.

- Dolor en el abdomen.

- Nauseas.

- Vómitos.

Para las personas que presentan intolerancia a la lactosa lo aconsejable es tomar leche sin lactosa, para que nos siente mejor y evitar las

molestias digestivas.

En el mercado existe un amplio abanico de marcas comerciales de leches sin lactosa, elige la que más te guste y la que mejor te siente.

Sobre la autora

Escrito por en Pellizcos de salud

 

Hacer un comentario


Últimos artículos

Sopa con flores de...

Publicado el ago - 14 - 2017

0 comentarios

Receta de gazpacho de...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

2 bebidas naturales, caseras,...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

2 recetas de ricas...

Publicado el jul - 9 - 2017

0 comentarios

Últimos artículos de Pellizcos de salud

Últimos artículos de Recetas y más

Últimos artículos de Nutrición y alimentos

Últimos artículos de Bebés y Niños