En un artículo anterior facilitamos una serie de consejos que pueden ayudarnos a la hora de comprar el pescado fresco.

Una vez que ya hemos comprado el pescado fresco lo más importante es no demorarnos para llegar a casa

y prepararlo o conservarlo en la nevera hasta el momento en que vayamos a prepararlo.

Lo aconsejable es dejar la compra del pescado para el final cuando ya hayamos comparado todo para evitar que pierda

el frío y se caliente.

Una vez en casa sí no lo vamos a consumir ese día podemos conservarlo en la nevera durante dos días.

Si no es así también podremos congelarlo.

En caso de que hayamos comprado pescado en una pieza entera y sin que el pescadero lo haya limpiado, antes de congelarlo

debemos tener en cuenta quitarle las tripas y seguidamente lavarlo bien con abundante agua fría por dentro y por fuera.

Escurre bien el agua del pescado y guárdalo en bolsas de plástico de congelación.

 

 

PESCADO CONGELADO

 

 

A la hora de consumirlo sácalo del congelador y deja que se descongele dentro de la nevera en los estantes inferiores ya que esta parte de

la nevera es la más fría.

Lo más importante a la hora de consumir pescado congelado es que se haya conservado bien sin que en ningún momento se haya

roto la cadena de frío.

Sí en lugar de comprar pescado fresco, decidimos comprar pescado congelado deberíamos prestar atención a una serie de recomendaciones

que nos ayudarán a detectar sí el pescado ha sido congelado en condiciones óptimas o sí en algún momento se ha roto la cadena del frío.

El pescado es sometido a un proceso de congelación rápida, la cual deberá garantizar tanto las propiedades del pescado como su valor nutricional.

Aún así deberíamos seguir una serie de consejos como:

- Igual que sí compráramos pescado fresco, debemos dejar la compra del pescado congelado para el último momento de la compra para

evitar que pierda frío y calidad.

- El pescado congelado que compres no deberá tener escarcha ni cristales de hielo.

- El pescado no debe tener manchas y debe de estar duro y firme.

- Cuando vayamos a comprar pescado tanto congelado como fresco es aconsejable llevar bolsas isotérmicas para conservarlos lo más fresco posible y

evitar que la cadena del frío se rompa.

El pescado una vez que se haya descongelado no debemos volver a congelarlo ya que perderá calidad así como sus propiedades nutricionales.

Sobre la autora

Escrito por en Nutrición y alimentos

 

Hacer un comentario


Últimos artículos

Cómo hacer un flan...

Publicado el nov - 18 - 2017

0 comentarios

Cómo hacer un puré...

Publicado el nov - 17 - 2017

0 comentarios

Sopa con flores de...

Publicado el ago - 14 - 2017

0 comentarios

Receta de gazpacho de...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

Últimos artículos de Pellizcos de salud

Últimos artículos de Recetas y más

Últimos artículos de Nutrición y alimentos

Últimos artículos de Bebés y Niños