En un artículo anterior facilitamos información acerca de las alcachofas, de el tipo de hortaliza que son, de su procedencia,

como elegirlas a la hora de comprarlas, como conservarlas. 

En este artículo informaremos de como sus propiedades benefician a nuestro organismo.

Las alcachofas son unas hortalizas ricas en fibra y además poseen muchas propiedades tanto nutritivas como medicinales.

Es por eso que las alcachofas no deben faltar en nuestra dieta, podemos cocinarla de muchas formas, o incluirla

en distintas recetas.

 

LAS ALCACHOFAS I

 

La alcachofa es utilizada en dietas de adelgazamiento por las propiedades diuréticas y laxantes que esta hortaliza

proporciona a nuestro organismo.

Debido a estas propiedades se convierte en un buen remedio para desintoxicar el organismo, depurar el hígado y los riñones, a la vez que funciona

como protector del hígado.

Es aconsejable para prevenir el colesterol y en caso de padecer de colesterol ayuda a regularlo, nivelando el colesterol en sangre lo que nos beneficia

y nos previene de padecer de hipertensión arterial y problemas de arteriosclerosis.

También favorece la estimulación de la vesícula, la producción de la bilis y los jugos gástricos, ayuda a reducir los niveles de glucosa en la sangre.

Al poseer propiedades diuréticas contribuye al buen funcionamiento de los riñones y a la eliminación de líquidos.

La alcachofa además de introducirla en nuestra alimentación o preparar jugo de alcachofas, podemos también conseguirla en herbolarios para preparar

tisanas con las hojas, en forma de gotas o en cápsulas.

El jugo de alcachofas se toma en ayunas y para hacer las tisanas utilizaremos las hojas, utilizaremos 10 gramos de hojas por cada taza de agua de 250 ml.

La tisana se elabora de la siguiente manera:

- Ponemos 250 ml. de agua a hervir.

- Una vez que el agua esté hirviendo añadimos 10 gramos de hojas de alcachofa.

- Apagamos el fuego, tapamos la tisana con un plato y dejamos reposar durante unos 10 o 12 minutos.

Sí tienes la costumbre de endulzar las tisanas puedes darle un toque algo dulce con un poco de edulcorante, o miel.

El jugo de alcachofas lo elaboraremos de la siguiente manera:

- Lavamos bien las alcachofas.

- Ponemos las alcachofas dentro de la licuadora y licuamos.

- Una vez licuado lo tomaremos en ayunas.

Sí el jugo de alcachofas lo preparas para seguir una dieta de adelgazamiento y quieres darle un toque dulce utiliza edulcorante.

 

 

 

 

Imagen / Pablo

Sobre la autora

Escrito por en Nutrición y alimentos

 

Hacer un comentario


Últimos artículos

Cómo hacer un flan...

Publicado el nov - 18 - 2017

0 comentarios

Cómo hacer un puré...

Publicado el nov - 17 - 2017

0 comentarios

Sopa con flores de...

Publicado el ago - 14 - 2017

0 comentarios

Receta de gazpacho de...

Publicado el ago - 11 - 2017

0 comentarios

Últimos artículos de Pellizcos de salud

Últimos artículos de Recetas y más

Últimos artículos de Nutrición y alimentos

Últimos artículos de Bebés y Niños